1 de enero de 2012

Quemando al 2011


Aquí en Ecuador tenemos la tradición de quemar el "año viejo": un monigote hecho de cualquier cosa como aserrín, papel periódico, algo de ropa usada, y una careta que represente ese algo que se quiere "quemar" del año que se va. 

Quemar el monigote se ha hecho costumbre al finalizar cada año; es por eso, que este año decidí, en vez de hacer un monigote grande, hacer uno pequeño, pero con la esperanza de quemar grandes cosas. Llené su aserrado cuerpo con todo juego pirotécnico que encontré y con algunos post its amarillos que contenían frases o palabras de las cosas que quería quemar. Puse silbadores en lugares estratégicos de su cuerpo y alguno que otro "tronador". El monigote necesitaba un rostro, así que encontré una careta pequeña del chavo del 8 ( algo que en realidad no quería quemar ) porque de alguna manera sus historias se volvieron parte de las aburridas tardes en las épocas de colegio. 

En fin, a continuación les enseño como quedó.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada